Cuando decidimos estudiar en el extranjero (o enviar a nuestros hij@s) consideramos cuál es la mejor opción con respecto al alojamiento: ¿vivir con una familia nativa o alojarse en una residencia de estudiantes?

La madurez del estudiante, su experiencia como viajero alejado de su familia y sus preferencias son los tres factores a considerar para tomar una decisión acertada. Lo más oportuno es elegir el tipo de alojamiento que se adapta mejor al estudiante.

Y para ayudarte a elegir revisamos en este post las principales características de ambos tipos de alojamiento.

El alojamiento en residencia de estudiantes

Las residencias de estudiantes se encuentran ubicadas en los propios centros de estudios o en sus proximidades. De modo que si decides alojarte en residencia te desplazarás caminando entre tu apartamento, la escuela de idiomas y el comedor.

Excepto durante las visitas y las excursiones, casi siempre permaneces en el entorno del campus y convives mucho tiempo con tus compañeros de viaje y con otros estudiantes internacionales.

Y en este ambiente se establecen sólidas relaciones de amistad con otros estudiantes basadas en la solidaridad y el compañerismo que produce el día a día. Siempre haces amigos con los que estás acompañado desde el desayuno hasta que se apagan las luces.

También estás permanentemente muy cerca de los monitores del viaje de idiomas, quienes también se alojan en las residencias –la mayoría de las veces en el mismo edificio– y acuden el mismo comedor.

Por todo ello, esta opción puede ser recomendable para ti si viajas por primera vez al extranjero o si no has permanecido un cierto tiempo «despegado» de tu familia. Aunque también conviene tener en cuenta tus propias preferencias porque, en último término, eres tú quien vivirá la experiencia en el extranjero.

El alojamiento en familia nativa

Las casas de las familias nativas en las que se alojan los estudiantes están ubicadas alrededor del campus, a diferentes distancias. Algunos estudiantes pueden ir a clase caminando y otros deben utilizar el transporte público. Salvo puntuales excepciones, el traslado desde los alojamientos en familia hasta las escuelas de idioma no supera los 30 minutos.

Nuestra experiencia nos demuestra que las familias que participan en los programas de acogida de estudiantes extranjeros son realmente hospitalarias, afables y generosas con los chic@s. Al igual que harías tú si fuera a la inversa, ellos harán lo posible porque te sientas cómodo en su casa desde tu llegada.

Pero indudablemente vivir con una familia, inicialmente desconocida, requiere una cierta apertura por tu parte para adaptarte a la «manera de funcionar» de la casa.

Nuestra recomendación es que el pongas en práctica tu capacidad de adaptación, poseas un cierto grado de flexibilidad y partas con predisposición a pasártelo bien y descubrir cosas nuevas. Porque de un día para otro cambian los horarios, el tipo de comidas, las personas con las que compartes alojamiento…

Pero al igual que sucede entre los estudiantes que comparten residencia, si te alojas en familia puedes llegar a establecer fuertes lazos con los diferentes miembros de la casa provocados por la relación del día a día.

Y en cuanto al aprendizaje del idioma es sin duda la mejor opción. Convivir con una familia nativa en el extranjero te garantiza un mayor número de horas poniendo en práctica el idioma.

Piensas, escuchas y hablas en la segunda lengua desde que amanece, para cada interacción con los miembros de la familia nativa con la que te alojas. Y desde que sales de casa para coger un autobús o hacer algún recado el idioma extranjero está en tu cabeza.

Alojarse en familia es una verdadera inmersión en la cultura extranjera.

¿Quieres compartir la experiencia de tu alojamiento en el extranjero?

La experiencia que tú has vivido puede resultar una valiosa referencia para ayudar a otros estudiantes a elegir el mejor alojamiento para ellos.

Y por ello estaremos encantados de que compartas en los comentarios tus vivencias con respecto al alojamiento en el extranjero.

¿Qué te gustó? ¿Qué fue lo mejor o qué te hubiera gustado que fuera diferente? ¿Cómo era la familia o la vida en la residencia de estudiantes?

Tanto si tu alojamiento en el extranjero fue en residencia de estudiantes o con una familia nativa cualquier aportación que quieras hacer en los comentarios es más que bienvenida.