¿Quién cuidará de mi hij@ durante el curso en el extranjero?

Respuesta corta: los monitores de European Idiomas.

Comenzarás a conocerlos mediante una carta de presentación personal que recibirás con la información del viaje y también en persona, en el aeropuerto, antes de viajar.

Ell@s están todo el día, todos los días, acompañando, supervisando y cuidando de tu hij@ en el extranjero. Si hay un denominador común en el carácter de los monitores es su pasión por la pedagogía y por los viajes al extranjero.

Nuestros monitores también son especialistas en contar y hacer recuentos de estudiantes. A lo largo de cada día cuentan al grupo de estudiantes a su cargo en infinidad de ocasiones: antes de subir al autobús, antes de comer, después de clase, al salir del museo, al finalizar la actividad deportiva, antes de apagar luces…

Al principio puede resultar un poco “rollo” para los chic@s el conteo pero en poco tiempo –además de ayudar para facilitar la tarea a los monitores– en muchas ocasiones se convierte en un proceso ágil y divertido para ell@s.

Pero vayamos al grano, la pregunta de quién cuidará de mi hijo es inevitable para las familias.

Y en este post te contamos:

  • Cómo transcurre el primer día del viaje.
  • Qué ocurre en caso de urgencia médica.
  • Las normas o “mantras” con las que “evangelizan” los monitores para propiciar el mejor clima durante el programa en el extranjero.
  • Y cómo gestionamos la comunicación desde European idiomas.

¿Vamos a ello? Continúa leyendo.

El día del viaje, algunos nervios y la despedida de la familia

Primer encuentro en el aeropuerto

Los monitores estarán esperando vuestra llegada al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, uniformados con la camiseta de nuestra organización y con un tarjeta de identificación en la que se detalla su nombre y el nombre de su programa en el extranjero.

Ayudarán a facturar el equipaje de tu hij@, podrás conocerles aunque sea brevemente y fijarán un punto de encuentro cercano al mostrador de facturación al que se irán dirigiendo los estudiantes una vez que hayan facturado.

Y una vez que todos los estudiantes hayan facturado pasaremos lista (sí, los monitores comienzan a pasar lista en el aeropuerto), haremos una foto de grupo y llegará el momento de la despedida.

Posteriormente, en la zona de embarque, los monitores pasarán lista de nuevo y se dirigirán con todo el grupo de estudiantes a la puerta de embarque.

Durante el vuelo

El momento ideal para empezar a conocer a los estudiantes y también para comenzar a hacer que se conozcan entre ellos.

En el viaje los monitores recopilarán los números de teléfono de los chic@s que lleven teléfono móvil durante el viaje y les recordarán los números de teléfono de los monitores en el país en destino para asegurarse de que lo tienen anotado correctamente.

Llegada al aeropuerto de destino

Los monitores verificarán que todos los estudiante tienen su equipaje y les acompañarán durante su paso por el control de las autoridades locales aeroportuarias.

Antes de subir al autobús los monitores, una vez más, volverán a pasar lista y se dirigirán al centro de estudios o el alojamiento, según el programa y la hora de llegada.

¿Y si mi hijo se pone enfermo? ¿Qué ocurre en caso de urgencia médica?

Los monitores estarán acompañando a tu hij@ en todo momento.

Pedirán citas médicas, irán con ella o él al médico, al hospital o donde pudiera resultar necesario. También le acompañarán o comprarán los medicamentos oportunos.

Tanto si la urgencia es leve como si se trata de una urgencia más grave que requiere hospitalización, los monitores acompañarán a tu hij@ y contarán con toda la ayuda del centro de estudios en el extranjero.

El bienestar de los chic@s está por encima de cualquier otra cosa.

10 normas para que todo funcione durante el día a día en el extranjero

El primer día, los monitores explican en detalle a los estudiantes las normas del centro de estudios y de la organización para garantizar el óptimo desarrollo del programa en el extranjero. Las principales normas son:

1. La madre de todas las normas: ser respetuoso.

Aplica en la relación con los compañeros, profesores, monitores, familia anfitriona, personal de la organización, la naturaleza, el mobiliario urbano… y así ¡hasta el infinito y más allá!

2. Cuidar la higiene personal.

Aunque pueda parecer obvio, los estudiantes están ocupados prácticamente todo el día –clases, actividades, visitas y excursiones– por lo que es necesario asearse con frecuencia.

3. Mantener el orden en la habitación, el baño y zonas comunes del alojamiento.

Hacer un curso en el extranjero no es alojarse en la suite superior de un hotel cinco estrellas.

Solo se trata de mantener tus cosas ordenadas, dejar el baño recogido y en condiciones de uso para el siguiente en llegar y no generar un pequeño caos en las zonas comunes.

En el alojamiento en residencia las habitaciones de chicas y chicos están separadas. Las reuniones de ambos grupos solo pueden tener lugar en las zonas comunes.

4. Asistir a clases y actividades.

Obligatorio; es lo que tienen los programas en el extranjero 🙂

Solo en caso de que haya alguna actividad que NO esté incluida en el programa y que suponga un gasto, los estudiantes no están obligados a participar si no les apetece. Por norma general, los cursos para Juniors y Jóvenes son programas en el extranjero todo incluido.

5. Apagar los aparatos electrónicos durante clases y actividades.

Vale, aceptamos “modo avión” como animal de compañía.

Dicho esto, está prohibido el uso del teléfono móvil, reproductores mp3, etc. durante la programación del curso. Claro que podrán usar sus dispositivos móviles pero creemos que hay un momento para cada cosa.

6. Respetar el toque de queda.

La vuelta a casa suele ser entre las 22h o 22:30h para todos los programas. Salvo autorización en contrario de los monitores, por una causa justificada, esta norma aplica en todos los casos incluyendo a los estudiantes mayores de edad que pudieran participar en el programa.

A partir de esta hora también se espera que los estudiantes no hagan ruidos que puedan molestar a las personas con las que conviven.

7. El monitor es el primer punto de contacto para las incidencias.

En caso de surgir un problema o incidencia nuestra recomendación es comunicárselo en primer lugar a los monitores. Ell@s están en destino y en el 99,99% de las ocasiones pueden dar solución inmediata.

Recomendamos llamar a la familia en segunda lugar. La experiencia nos dice que cuando el estudiante llama a casa ante una incidencia suele asustar a madres y padres, quienes no pueden ofrecer una solución directa y se retrasa la resolución de la incidencia.

8. Mejor siempre con amig@s.

Somos de la generación “solo no puedes, con amigos sí”.

Y estar sol@ debe ser una breve excepción; por ejemplo, en el traslado desde el alojamiento en familia hasta el centro de estudios.

Y ojo: los estudiantes solo pueden desplazarse al centro de la ciudad acompañados por un monitor. ¿Y si tienen su propia tarjeta de transporte? ¿Y si son mayores de edad? Igual: deben ir acompañados al centro de la ciudad por un monitor.

9. Prohibido el consumo, la compra y/o tenencia de drogas, tabaco, alcohol u otras sustancias psicotrópicas.

Tolerancia cero en este punto. Un estudiante “pillado” con drogas será expulsado del programa. Si el estudiante es mayor de edad y facilita la compra de alcohol a otro estudiante menor de edad ambos serán expulsados del programa. It’s that clear.

10. Respetar las leyes, prohibido robar y cometer pequeños hurtos.

Los estudiantes deben respetar las leyes del país de destino; de lo contrario viajarán a España inmediatamente asumiendo ell@s los gastos derivados.

Y toma nota: en muchos países algunos establecimientos no disponen de sistemas de alarmas antirrobo como en España pero su legislación es mucho más severa que la española a este respecto.

Vamos, que no tiene mucho sentido hacer tonterías de este tipo. Tampoco en el extranjero.

Comunicación entre los monitores la oficina de European Idiomas en Madrid

Los monitores informan acerca del desarrollo del programa a nuestros compañeros de la oficina en Getafe cada día durante la primera semana en el extranjero. En esta primera semana de adaptación se realiza un verificación contante desde Madrid para garantizar el cumplimiento del programa.

Cuando el programa transcurre sin incidencias relevantes –hecho más habitual– las comunicaciones entre los monitores y los compañeros de la oficina tienen lugar cada dos o tres días a partir de la segunda semana.

Esta comunicación bidireccional entre la oficina en Madrid, punto de contacto para las familias, y los monitores se mantiene a lo largo de todo el programa.

Con objeto de poder dar respuesta inmediata a posibles incidencias, cada uno de los monitores mantiene habilitado un teléfono móvil para emergencias las 24 horas (número disponible para los estudiantes en el extranjero) y también mantenemos habilitado otro teléfono para emergencias en Madrid, disponible también 24 horas.

Comunicaciones entre los monitores y los estudiantes

Convivir de la mañana a la noche hace que monitores y estudiantes adquieran confianza muy rápidamente. También entre los propios chic@s se establecen relaciones a un mayor nivel de profundidad en poco tiempo, a diferencia de las que se establecen entre estudiantes que solo comparten las horas lectivas en clase.

En todo caso, los monitores preguntan con mucha frecuencia y de manera individual acerca del alojamiento con la familia o en la residencia de estudiantes, acerca de la comida, las clases, etc.

A lo largo del día se suceden las situaciones para que los monitores puedan “auditar” la adaptación y el nivel de satisfacción del estudiante en el programa.

Durante los traslados en autobús, en el comedor, en el transcurso de las actividades, al salir de clase… los monitores mantienen “encendido su radar” para detectar posibles situaciones a corregir en todo momento.

También les insisten mucho en comunicarles sin miedo alguno cualquier incidencia o situación desagradable para ell@s. Y nuestros hij@s demuestran mucha más madurez –de la que en ocasiones podemos imaginar los padres– cuando se despegan de nuestra ala.

Porque una imagen de tu hij@ vale más que mil palabras…

Aunque la información es necesaria, en muchas ocasiones, ver una sonrisa de tu hij@ en una imagen vale más que mil palabras. Por ello te invitamos a seguir los perfiles de European Idiomas en redes sociales.

En todos los viajes los monitores publican fotos de los chic@s (salvo indicación en contrario del estudiante o la familia, claro) de su día a día en el extranjero.

Y como siempre, si tras leer este post tienes alguna consulta no dudes en dejarla más abajo en los comentarios.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies